La revista de alto estilismo en México.

Marketing en el Salón Profesional

Marketing en el Salón Profesional

El sutil encanto de la Recomendación

No hay nada como el boca a boca. Más aún en la era de Internet y las redes sociales. Estimular al cliente para que recomiende al salón es un trabajo arduo. Pero lograr que lo haga es casi garantía de éxito.

La recomendación es el principio y el fin de toda comunicación de nuestro salón. El hecho de que una persona le recomiende a otra, por el medio que fuere, nuestros servicios es el objetivo primordial de cualquier plan de promoción.

Hoy al clásico boca a boca le han surgido varios canales nuevos que hasta hace un par de décadas no existían. Las redes sociales, por ejemplo, es uno de ellos.

A través de estas redes, tanto Facebook, Tik Tok, Instagram y Twitter, circula una inmensa cantidad de mensajes e imágenes. Y muchos de ellos tienen que ver con comentarios de consumidores. Es decir, recomendaciones o, su peligrosa contrapartida: quejas

y reclamos.

Pero si salimos de lo que es el comentario genérico y nos concentramos en la sugerencia o en la recomendación personal vamos a darnos cuenta que ya sea en forma directa como a través de las redes, toda sugerencia pone en juego la confianza de quien la realiza. Y no sólo la confianza sino también, la objetividad y la credibilidad, valores muy sensibles para cualquier relación.

Necesidad de recomendar. Claro que más allá de esto existe también la necesidad de difundir una buena experiencia que hemos tenido como consumidores. Por ello es que buscaremos hasta la oportunidad para poder contárselo a nuestro amigo, familiar o compañero de trabajo. Porque al sugerir a un buen profesional nos sentimos con un poco del talento y la eficiencia de ese profesional.

Incentivar la generación de estas recomendaciones boca a boca es uno de los desafíos más importantes de cualquier programa de marketing. Pero, a la vez, es la publicidad más rentable ya que tiene muchos beneficios. Entre ellos, el dejar  el precio del servicio en un plano secundario ya que la recomendación suele inclinar la balanza más hacia la calidad del servicio.

Por otro lado, con la recomendación, el profesional encuentra allanado en un 80 por ciento el camino de la venta del servicio por quien lo recomendó. Esto es así porque en forma gratuita y de manera desinteresada ya le ha justificado lo motivos por los que debería atenderse en su salón y no en otro.

Pero… ¿cómo se logra incentivar el boca a boca y lograr la fidelidad de los clientes? En primer lugar, lo esencial: brindar un servicio de calidad, que logre sorprender, deleitar y cautivar a nuestros clientes. Y, además, instruirse a sí mismo y al personal para que en sus diálogos con el cliente lo estimulen a compartir esa experiencia.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *